viernes, 24 de octubre de 2014

El nuevo fuel

Navantia culmina el diseño del buque para el suministro de gas
El navío es pieza básica para el plan liderado por Reganosa para Ferrol

Reganosa avanza en el proyecto de convertir a Ferrol en el enclave de referencia en la fachada atlántica para el suministro de gas para el transporte marítimo. Su plan se basa en la transformación por completo su modelo de negocio, pasando de ser una planta en la que se descarga y carga el combustible a un centro logístico en el que además de estas actividades se garantice el abastecimiento de gas a otros buques tanto desde la propia terminal como en otros puntos, a través de barcos auxiliares y también por camiones cisterna. Para ello necesita de nuevos medios materiales, como un brazo desde el que realizar el suministro a los buques más pequeños, optimizar su capacidad de almacenamiento y un nuevo barco que se destinará a abastecer el gas a otros navíos en el mar.

Navantia -socio de Reganosa en el proyecto junto al Puerto de Ferrol, la Xunta y la Universidad-, ha finalizado ya el diseño de ese nuevo navío, aunque se trata de un modelo abierto, con una capacidad de almacenamiento de entre 2.500 y 7.500 metros cúbicos y un coste estimado que oscila entre los 20 y 30 millones de euros.

La alianza ferrolana se posiciona así en la vanguardia de los primeros pasos de sector a nivel nacional, en donde también el puerto de Bilbao y un consorcio liderado por Repsol en el Mediterráneo están impulsando diseños de barcos y gabarras.

Normativas

Las nuevas normativas medioambientales europeas fijan, a partir del año 2015, la obligación de reducir las emisiones a la atmósfera de los barcos para navegar por las denominadas zonas eca. Rodrigo Díaz, director de Desarrollo de Reganosa, explicó ayer en Madrid, en una jornada sobre el gas en el transporte, que los estudios realizados por la empresa indican que el 78 por ciento de los 40.000 barcos que atraviesan cada año por el corredor de Fisterra podrían precisar, en el entorno del 2030, de este servicio, por lo que el buque de suministro es indispensable.

No obstante, Díaz, al igual que la mayoría de los ponentes en la jornada, insistió en la necesidad de que se avance en el desarrollo normativo para que el negocio pueda seguir adelante.

Pliegos

En este sentido, aseguró que está previsto que antes de que acabe el año los puertos españoles, y entre ellos el de Ferrol, cuenten con los pliegos de condiciones que regularán el suministro de gas.

Además, subrayó la conveniencia de poder llevar a cabo proyectos piloto de fabricación de buques y también de conversión para «que sean palanca» que espoleen la demanda. 
Publicar un comentario en la entrada