lunes, 20 de octubre de 2014

Unos pinchacitos de nada

Repsol podrá buscar más petróleo ante las costas de Tarragona
Las prospecciones sísmicas en el entorno de la plataforma 'Casablanca' han obtenido una declaración de impacto ambiental positiva

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha aprobado la declaración de impacto ambiental (DIA) del proyecto presentado por Repsol para llevar a cabo prospecciones sísmicas en el entorno de la plataforma petrolífera Casablanca, situada ante las costas de Tarragona, con el fin de identificar, mediante la utilización de ondas ultrasonoras, posibles yacimientos de hidrocarburos en el subsuelo marino.

En la DIA se incluyen diversas condiciones, como la relativa a que el área de operaciones debe respetar una separación de 20 kilómetros alrededor del límite de la parte marina del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del delta del Ebre. Además, según ha informado el Ministerio, se ha limitado a determinados meses del año el periodo en el que se pueden llevar a cabo los sondeos sísmicos para evitar que la campaña tenga impacto sobre las especies marinas más sensibles.

Una vez aprobada la declaración de impacto ambiental, solo hace falta la autorización del Ministerio de Industria para que se puedan inicar los trabajos. En el caso de que Repsol hallase yacimientos de hidrocarburos y decidiera llevar a cabo su explotación, sería necesario llevar a cabo un nuevo procedimiento de evaluación ambiental del proyecto y una nueva autorización del Ministerio de Industria. 

En las proximidades del Delta

El proyecto original de la compañía petrolera, denominado 'Trabajos de Sísmica 3D en Casablanca', se localiza en un área situada a unos 27 kilómetros del puerto de Tarragona y a unos 17 kilómetros del delta del Ebre. La zona afectada está en los alrededores de la plataforma Casablanca, donde la compañía ya trabaja desde 1981 y en la que explota seis pozos.

Los yacimientos 'Casablanca, Boquerón, Rodaballo' y 'Chipirón', que tienen una producción de unos 2.000 barriles al día, a los que se sumaron, desde hace dos años, los pozos 'Lubina' y 'Montanazo', cuya producción diaria suma 6.000 barriles al día.

Ecologistes en Acció, que es una de las principales asociaciones que se opone al proyecto, recuerda que las actividades extractivas de Repsol en la costa de Tarragona “han comportado en los últimos 16 años incidentes importantes que han afectado al ecosistema litoral, a la economía y a la salud de esas comarcas”, y destacan que en el 2009 se vertieron 100 toneladas de crudo en el mar.

 Pesca, turismo y medio ambiente

La asociación también destacan los daños que pueden causar los sondeos sísmicos al sector pesquero por la caída de las capturas, la proximidad de los trabajos a zonas naturales protegidas, como el Parc Natural del Delta del Ebre, así como las repercusiones que pueden tener sobre la actividad turística y sobre numerosas especies marinas.

Además de este proyecto, el Ministerio de Industria tiene sobre la mesa otras tres peticiones para llevar a cabo prospecciones sísmicas con el fin de buscar yacimientos de hidrocarburos en áreas del Mediterraneo próximas a las costas de Catalunya, Baleares y Valencia. 
Publicar un comentario en la entrada