lunes, 20 de octubre de 2014

Ya nos empezamos a concienciar

Un barco procedente de Liberia, autorizado a entrar en Gijón sin pasar inspección de Sanidad
El misionero de la Orden de San Juan de Dios ingresado el jueves ha recibido el alta médica y ha abandonado ya el Hospital Carlos III
Desde ayer está fondeado a la espera de atraque un granelero que partió el 30 de septiembre de Buchanan y que cumple mañana los 21 días para considerarse fuera de riesgo

Hoy o mañana atracará en El Musel un granelero de 197 metros que partió el pasado 30 de septiembre del puerto liberiano de Buchanan. Se da la circunstancia de que el buque, que en la información oficial figura como procedente de Las Palmas -donde efectivamente paró para repostar combustible- llegó a aguas costeras asturianas el día 13 de este mismo mes y el 15 le fue concedida por Sanidad Exterior la denominada Libre Plática que permite el acceso al puerto. Ese documento, previa declaración del capitán de que no existe ningún enfermo a bordo, se otorga por los responsables de Sanidad Exterior, aunque en este caso su concesión podría significar un incumplimiento del protocolo para el control del ébola. La orden al respecto es la siguiente: «Sanidad Exterior llevará a cabo una inspección sanitaria observando todas las medidas de protección apropiadas y utilizando el EPI oportuno que deberá estar dispuesto para su uso. Una vez valorada la situación a bordo, utilizando los criterios establecidos (...), en el caso de no haber sospecha de ébola, o de cualquier otra enfermedad que pudiera ser un riesgo para la salud pública, se expedirá el Certificado de Libre Plática». En este caso, ese documento se emitió el pasado día 15 cuando el buque se encontraba a varias millas de Gijón, por lo que, según confirmaron a este periódico fuentes consultadas en la Corporación de Prácticos, parece imposible que se pudiera llevar a cabo la preceptiva inspección a bordo que ordenan los protocolos establecidos.

Ese documento de Libre Plática se suele entregar a los buques conforme a la declaración del capitán cuando la procedencia es de otros países, pero no en el caso de que ésta se corresponda con una nación afectada por el virus del ébola, según pudo saber este periódico.

En cualquier caso, no parece haber ningún peligro ni motivo de alarma, puesto que, tal y como se apuntaba, el granelero, con bandera de Islas Marshall y que arriba a Gijón con un cargamento de mineral, llegó el día 13 a Asturias, aunque no fue hasta la madrugada de ayer que se sitúo en el fondeadero de El Musel a la espera de atracar para desembarcar su carga bien hoy o mañana. Sucede que mañana se cumplirían los 21 días de cuarentena preceptivos desde la salida del barco, el 30 de septiembre, del citado puerto liberiano.
Publicar un comentario en la entrada