lunes, 20 de octubre de 2014

Ahora viene la letra pequeña

Pemex insta a Barreras a reducir costes para optar a los buques comprometidos
El astillero celebró su primer consejo de administración en México con el objetivo de conseguir desbloquear la entrada de nuevos contratos

Hijos de J. Barreras celebró ayer su primer consejo de administración en tierras mexicanas (los tres anteriores tuvieron lugar en Vigo) con una prioridad: conseguir desbloquear la entrada de nuevos contratos en el astillero, participado en un 51 % por la petrolera.

Sobre la mesa, un atunero, tres buques tanque y un buque off shore de apoyo logístico a las plataformas petrolíferas, los cinco buques comprometidos por Pemex en diciembre del 2013, recién comprado el astillero, siguen sin sumarse a una cartera de pedidos integrada solo por un flotel (gemelo de la unidad que construye Navantia, también para la compañía mexicana).

La petrolera asegura que nada ha cambiado en la estrategia de Pemex respecto a Barreras. «Sigue siendo una inversión estratégica», insisten, al tiempo que remarcan que hay proyectos para Barreras, pero que el astillero tendrá que ser más competitivo en costes, porque esa es la prioridad del grupo, que se ratifica en su política de licitación pública de la flota que necesita. Concursos a los que Barreras deberá acudir con ofertas capaces de ganar a sus rivales internacionales.

En todo caso, desde la petrolera se resta importancia a los anuncios realizados hace meses, porque «los planes se modifican mientras no exista una firma».

De los cinco barcos en liza, sí existe un contrato firmado por la armadora mexicana Procesa para construir un atunero. Sin embargo, falta un hito fundamental, la entrada en vigor del citado contrato (cuando se realiza el primer pago del coste total del buque). Mauricio Pariente, responsable de Procesa, asegura que «el proyecto sigue en pie. Estamos tratando de resolver algunos puntos específicos de la financiación».

Por otra parte, los tres buques tanque se encuentran en fase de licitación internacional, mientras que el buque off shore, para la armadora Diavaz, se mantiene en suspenso.

En cualquier caso, el presidente de Barreras aseguraba el pasado viernes no albergar «preocupación excesiva» ante la posibilidad de que Pemex incumpla sus compromisos de contratación de nuevos buques. 
Publicar un comentario en la entrada