miércoles, 1 de octubre de 2014

Seguir presionando

URA vuelve a restringir el ‘fracking’ en Salburua
La presión de Gasteiz lleva a la Agencia del Agua a dar marcha atrás
La decisión final la tiene la Confederación Hidrográfica del Ebro

La Agencia Vasca del Agua, URA, restablecerá la restricción en el entorno de Salburua a las actividades mineras subterráneas que impliquen el uso de sustancias contaminantes, después de que los técnicos municipales y los grupos políticos del Ayuntamiento vitoriano censuraran vivamente la supresión de esos controles en el área más alejada del humedal, decretada por URA el pasado mes de mayo. En esa zona 4 del perímetro de protección de las balsas de Arkaute y Betoño, concretamente cerca de Matauko, es donde se levantará el pozo Enara 5 del proyecto del Gobierno Vasco para extraer gas natural mediante la técnica del fracking.

“No tenemos ningún problema en volver a incluirla”, señaló ayer en el Ayuntamiento de la capital alavesa Iñaki Arrate, responsable de la protección de los humedales en URA y que ayer acudió al Consistorio acompañado por Iñigo Ansola, director general de la agencia. No estuvieron, en cambio, los responsables de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, Shesa, como reclamaba EH Bildu, el grupo municipal que solicitó información sobre la relajación de los controles a la fractura hidráulica en el perímetro de las balsas.

En todo caso, Arrate y Ansola afirmaron que si se eliminó la restricción (no es un veto total, sino que condiciona la práctica del fracking a un estudio hidrogeológico que descarte afecciones sobre el acuífero de Gasteiz) fue por aligerar los trámites para tener cuanto antes aprobado ese perímetro. Alegan además en URA que esas explotaciones mineras sólo “eran factibles” en la zona 3-B, que ha sido eliminada del perímetro, y por lo tanto no tenía sentido ya incluir esa restricción expresa. Sin embargo, el pozo de Matauko va en la zona 4.

Las explicaciones de los expertos de URA, que sólo se refirieron al fracking para afirmar que su eventual perjuicio a una masa de agua depende más de dónde y cómo se haga (suelo apropiado y buenas prácticas) que de la técnica en sí, no convencieron a EH Bildu, pero tampoco al gobierno del PP ni al PSE. Por parte del PNV, su edil Álvaro Iturritxa reiteró su “rechazo total y absoluto al fracking en Vitoria, en Euskadi y en todo el mundo”, y se preguntó si ese perímetro de protección es una herramienta “suficiente” para evitar la fractura hidráulica en el entorno de las balsas.

La concejala de Medio Ambiente, Idoia Garmendia, censuró haber conocido ayer mismo en comisión esa marcha atrás de URA, y por EH Bildu Kike Fernández de Pinedo afirmó no creer en “casualidades”. El portavoz del grupo municipal soberanista apeló al interés mostrado el domingo en un medio de comunicación por el Departamento de Industria del Gobierno Vasco en explotar los yacimientos de gas esquisto en el extrarradio de Gasteiz y lo vinculó a la decisión de URA ahora abortada.

Por parte del PSE, Juan Carlos Alonso preguntó a Arrate y Ansola si esa eliminación de la restricción al fracking respondía a una decisión técnica o política. Ansola fue tajante, apeló a criterios estrictamente técnicos, y dijo por otro lado que en URA no tienen constancia de que el CEA rechazara por unanimidad la eliminación de esos controles a la fractura hidráulica. “No se nos ha trasladado ese documento del CEA, pero puede que se nos haya escapado”, afirmó.

En todo caso, la necesidad de elaborar o no un estudio hidrogeológico sobre la posible afección del pozo de Matauko al humedal de Salburua no va a suponer mayor obstáculo para la perforación más allá del engorro administrativo que acarrea, dado que la última palabra al respecto la tiene la Confederación Hidrográfica del Ebro, y en última instancia el Gobierno central, único competente en materia de hidrocarburos.

cuatro pozos en álava

El de Matauko es uno de los cuatro pozos de fractura hidráulica que Shesa tiene previsto perforar en suelo alavés. Además de este sondeo, el Gobierno Vasco plantea otros dos en Subijana de Álava (Enara 1 y 2, los más adelantados, pero cuya tramitación frenó en seco el Ayuntamiento de Gasteiz) y uno más en Mandojana. Recientemente se han registrado más de 100.000 firmas en el Parlamento Vasco con una Iniciativa Legislativa Popular que reclama la renuncia esta técnica de extracción de hidrocarburos.

en riesgo

Amenazas al humedal. Al margen del ‘fracking’, el humedal afronta otros peligros, como la contaminación por gasoil o la desecación. Ayer el edil del PNV Álvaro Iturritxa reclamó un papel más activo al equipo de gobierno ante estos riesgos. 
Publicar un comentario en la entrada