lunes, 8 de octubre de 2012

La opinión mexicana...

El negocio de dos gallegos (Feijóo y Rajoy) con los petroleros mexicanos

El presidente gallego y candidato a la reelección el próximo 21 de octubre, Alberto Núñez Feijóo, se ha colgado la medalla de un gran negocio para los astilleros gallegos: la construcción de dos buques-hotel para el personal de la petrolera estatal mexicana Pemex y la eventual participación en la renovación de la flota de esa compañía, la cuarta del mundo en extracción y reservas. Pero los socialistas no se fían y han pedido al presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, del que dependen los astilleros Navantia, que comparezca en el Congreso y lleve el contrato firmado el 19 de septiembre con Pemex en Santiago de Compostela.

La rueda de medias verdades y verdades a medias sobre la nueva carga de trabajo para los astilleros gallegos de Navantia y Barreras comenzó a girar antes del verano. Feijóo realizó intensas gestiones con los directivos de la petrolera mexicana con la intermediación del empresario gallego afincado en el país Olegario Vázquez Raña. El presidente gallego se sumó al primer viaje oficial de Mariano Rajoy a México, y mientras éste hablaba con el presidente Manuel Calderón, Feijóo, por mediación de Raña, negociaba con los directivos de la petrolera paraestal. Los contactos fructificaron y el negocio comenzó a cuajar.

Pero horas después de firmar el 19 de septiembre pasado el supuesto contrato de los barcos-hotel que proporcionarán trabajo a los astilleros de Vigo y El Ferrol, ocurrió que dos directivos de Pemex, Ignacio Quezada y Juan Manuel Carrera, responsables de finanzas y de la división internacional de la petrolera en España dijeron que “se han explorado ofertas en Galicia, Noruega y Corea del Sur, pero no se tiene ningún contrato firmado con astillero alguno”.

De inmediato saltaron las alarmas en la presidencia gallega y en La Moncloa, se cruzaron llamadas, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, aseguró que el contrato con Pemex “existe” y “es firme”, y el director general de la petrolera estatal mexicana, Juan José Suárez Copel, aclaró que los contratos con los astilleros Barreras y Navantia cuentan “con todas las certezas”, aunque es necesario todavía hacer “un ajuste fino en las características técnicas de los dos floteles” u hoteles flotantes. La confusión alcanzó su cenit el sábado pasado, 6 de octubre, cuando el director general de Pemex Explotación y Producción, Carlos Morales, aseguró que no se han contratado los “floteles” con ninguna empresa.

La petrolera mexicana pagaría 380 millones de dólares (unos 300 millones de euros) por los dos buques-hotel con capacidad para 600 personas cada uno. Esa cantidad supone más de la mitad de los 600 millones de dólares inicialmente destinados a renovar la flota. La sospecha de comisiones elevadas –en México se habla de porcentajes superiores al 12%– y la denuncia del trato de favor a la deprimida economía española en detrimento de los astilleros mexicanos, con escasa capacidad tecnológica, pero también necesitados de carga de trabajo, ha soliviantado a la opinión pública mexicana.

Así, el diario progresista La Jornada informaba en su edición del 22 de septiembre que los dos hoteles flotantes que Pemex mandó construir en Galicia tendrán un coste de 190 millones de dólares cada uno, muy caros si se compara con los 40 millones de dólares pagados por el petrolero más grande construido en los astilleros de Mazatlán, un buque con una eslora de 200 metros y 40 de manga. Y se preguntaba si Pemex se va a dedicar a los cruceros por el Mediterráneo o por el Caribe y si estamos ante “una ocupación colateral”.

Al margen de algunos desatinos sobre la capacidad tecnológica de los astilleros españoles –Navantia construye portaviones, buques logísticos, barcos de transporte y asalto anfibio y las fragatas más avanzadas del mundo, entre otros grandes buques–, las críticas de los medios de comunicación y de la industria naval mexicana acusan la opacidad del negocio, los contratos sin mediar licitación y la negativa a informar a la ciudadanía.

La oscuridad de los contratos, la falta de control y fiscalización de los costes, las suculentas comisiones en pleno trasiego de poder del PAN al PRI y el hecho de que se favorezca a España mientras decenas de mexicanos son expulsados a diario en los aeropuertos españoles por carecer de la preceptiva “carta de invitación” para entrar, comienzan a soliviantar a la opinión pública mexicana y no hay que descartar que las expectativas gallegas se vayan a pique.

Sin embargo, a Feijóo y al propio Rajoy nada de eso parece importarles. En la campaña gallega, que comenzó oficialmente a las doce de la noche del pasado día 5, exhiben el “acuerdo estratégico” con Pemex como conquista tan grande como la de Hernán Cortés. De México vendrá, dice Feijóo, el “inicio del crecimiento para Galicia”, pues detrás de los buques-hotel llegarán contratos para construir 14 remolcadores, siete en Galicia y otros siete en astilleros mexicanos con asistencia técnica española. Será un suculento pastel de unos mil millones de dólares, añade.

Y, por supuesto, no olvidan que la petrolera mexicana necesita renovar gran parte de su flota de 130 buques. Por eso Rajoy dice en los mítines que “Núñez Feijóo defiende los intereses de Galicia fuera de sus fronteras, algo que yo he seguido de cerca y en algunas ocasiones vivido con él. Por poner un solo ejemplo: la firma de dos contratos con la empresa pública mexicana Pemex ha sido un balón de oxígeno para el sector naval gallego, que pasa por dificultades. Y además de un balón de oxígeno ha sido el prólogo de nuevos contratos que sin duda habrá, y pronto, en el futuro”.

La contrapartida serán las facilidades a Pemex para que ubique su base logística para Europa en el nuevo puerto exterior coruñés de Punta Langosteira, una instalación que se ha construido con ayudas de la UE (267 millones de euros) y un préstamo de 130 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones.
Fuente: Cuarto Poder
Publicar un comentario